INSTALACIÓN ELÉCTRICA DE UNA VIVIENDA: ¿EN QUÉ CONSISTE?

La electricidad es, sin ninguna duda, la energía del presente, pero también del futuro. Para que pueda llegar a cualquier edificación, es fundamental que cuente con una adecuada instalación eléctrica en casa. Si quieres saber cómo funciona, sigue leyendo. 

¿Cuáles son los circuitos básicos en toda instalación doméstica?

Los circuitos básicos son los puntos finales de la instalación eléctrica de una vivienda. Es decir, los lugares a donde se dirige la electricidad dentro de la vivienda para poder hacer uso de ella. Dicho de otra manera, son los puntos en los que se hace más notorio que la electricidad es imprescindible para el día a día. Por eso comenzamos hablándote de ellos.

Así, en esencia, el circuito más común es el punto de luz con un solo interruptor. También podemos encontrar el que cuenta con dos interruptores conmutados entre sí que lo activan y desactivan. Un paso más allá está el punto de luz conmutada de cruce. Este hace uso de tres interruptores conmutados entre sí. A todo ello se suma el timbre con pulsador que lo activa y las tomas de corriente o enchufes.

LA ORGANIZACIÓN DE LOS CIRCUITOS DENTRO DE UNA VIVIENDA

Los circuitos que configuran la instalación energética de la vivienda son varios y funcionan de forma independiente. Son los que dan alimentación a los puntos de luz y las tomas de corriente antes comentados.

Para aquellos interesados en cómo hacer una instalación eléctrica en una casa, es importante entender que por lo general, cada casa cuenta con 5 circuitos independientes. Esta separación se justifica por motivos de simplificación de la reparación y por seguridad:

  • C1: Suministra luz a todos los puntos de la vivienda.
  • C2: Proporciona energía a las tomas de corriente de uso general y a la del frigorífico.
  • C3: Envía la electricidad a la cocina y al horno.
  • C4: Es el circuito que alimenta al lavavajillas, a la lavadora y al calentador de agua eléctrico.
  • C5: Está conectado con las tomas de corriente de los cuartos de aseo y con las tomas auxiliares de la cocina.
instalación eléctrica

¿Cómo se dividen las instalaciones eléctricas en viviendas?

Toda instalación eléctrica en viviendas basa su funcionamiento en dos pilares:

  • La instalación de enlace. Es el camino que sigue la electricidad desde la red pública de distribución energética hasta una vivienda. Puede definirse como aquella parte de la instalación que circula por las zonas comunes del edificio.
  • La instalación interior. Conjunto de circuitos independientes de cada domicilio particular. Es decir, es por donde pasa la electricidad una vez llega a tu hogar.

Para aquellos que buscan comprender el sistema eléctrico de una casa, es esencial reconocer que ambas partes están perfectamente reguladas en nuestro país. De hecho, en leyes tan importantes como Real Decreto 842/2002 se establecen los detalles de las instalaciones eléctricas domésticas. A continuación, te mostramos algunos de los más relevantes.

LOS ESQUEMAS DE REPRESENTACIÓN DE LAS INSTALACIONES DOMÉSTICAS

Todo domicilio lleva aparejado un esquema de representación eléctrica. Es un documento que se utiliza para representar el modo en el que está organizada la instalación eléctrica dentro de una vivienda. En este sentido, cumple una función similar a la de los planos de la vivienda. Eso sí, en este caso, se centra tan solo en el aspecto eléctrico.

Así, suele ser de tres tipos diferentes:

  • Esquema multifilar: Representa con líneas cada uno de los conductores que acaban interviniendo de manera principal o secundaria en el circuito.
  • Esquema topográfico: Se trata de una representación realista de los componentes de la instalación.
  • Esquema unifilar: Una sola línea con barras cruzadas señala cada uno de los componentes y conductores. Emplea una simbología propia.

UN PUNTO CLAVE DE LA INSTALACIÓN: EL GRADO DE ELECTRIFICACIÓN DE LA VIVIENDA

Otro de los elementos fundamentales de toda instalación eléctrica situada en un inmueble es el grado de electrificación. Consiste en la carga eléctrica que debe ser capaz de soportar una determinada vivienda. Para calcularla, se hace uso de diferentes criterios, como la amplitud del domicilio o la cantidad de circuitos básicos existentes.

Este tipo de medidas siempre responden a cuestiones de seguridad, por lo que se calculan con el objetivo de evitar el mayor número de accidentes. No olvides que la electricidad no deja de tener cierto peligro, por eso siempre ha de ser manejada por profesionales formados.

¿Qué camino sigue la electricidad desde la red pública a tu casa?

Desde que se genera hasta que llega al interruptor de tu cocina, la electricidad pasa por múltiples puntos. Aquí hemos dividido su trayecto en 5 partes. Las 4 primeras corresponden a las instalaciones eléctricas de enlace, mientras que la última hace referencia al interior.

1. EL PASO DE LA LÍNEA DE ACOMETIDA A LA CAJA GENERAL DE PROTECCIÓN

Las líneas de acometida tienen la función de conectar la red de distribución de la compañía suministradora de electricidad con la caja general de protección. Se realizan de forma subterránea o aérea y siempre son propiedad de la empresa en cuestión. Se componen de tres cables conductores de fase y de un cable neutro, por lo que se considera trifásica. De ahí la electricidad pasa al edificio privado.

Ahora bien, para que un domicilio pueda considerarse como una casa eléctrica ha de recibir una energía que pasa por la caja general de protección (CGP). Esta aloja todos esos elementos destinados a proteger la red pública de electricidad de los posibles cortocircuitos. Suele situarse en la fachada de cada edificio y en su interior contiene tres fusibles (cada uno de los cuales corresponde a un conductor de fase).

2. LÍNEA REPARTIDORA Y SU CONDUCCIÓN HACIA LA SALA DE CONTADORES

La línea general de alimentación (LGA) o línea repartidora es la que permite efectuar la conexión entre la CGP y el cuarto de centralización de contadores. Incluye el cable neutro, una toma de tierra o cable de protección y los tres cables de fase.

Por su parte, el contador es aquel elemento de una instalación de energía eléctrica que registra y mide el consumo de energía. Lo hace de manera independiente para cada usuario, aunque todos los contadores de una comunidad de vecinos suelen estar ubicados en una misma habitación.

En ella se hallan unidades funcionales clave, como el interruptor general de maniobra, capaz de desconectar la centralización completa. También está la unidad de embarrado general y fusibles de seguridad, que evitan posibles cortocircuitos. Se le suma la unidad de medida, que permite controlar el consumo de cada usuario, y las derivaciones individuales y embarrado de protección, que llevan la energía a cada domicilio independiente.

3. LAS DERIVACIONES INDIVIDUALES CONDUCEN AL CUADRO GENERAL DE MANDO Y PROTECCIÓN

Las derivaciones individuales son aquellos cables que salen del contador de cada abonado. Llevan la energía eléctrica al interruptor de control de potencia que se encuentra en el seno de cada vivienda separada. Estas derivaciones son monofásicas, pues solo cuentan con un único conductor de fase. A este se le suman, eso sí, el neutro y el de protección.

El cuadro general de mando y protección (CGMP) es el receptor del suministro monofásico que proviene de cada derivación individual. De hecho, incluye el ICP en su interior. Desde este cuadro se controlan los siguientes interruptores:

  • Interruptor de control de potencia (ICP). Limita el consumo de energía de cada usuario a la potencia máxima que se tenga contratada. Si los aparatos del domicilio consumen más energía que la que consta en el contrato, el interruptor baja y se detiene el suministro. Suele estar situado dentro de cada vivienda, en el comúnmente llamado cuadro de luces.
  • Interruptor diferencial (ID). Protege a los usuarios cuando hay contactos por accidente entre un aparato eléctrico metálico con tensión.
  • Interruptor general (IG). Es el encargado de proteger frente a sobrecargas o cortocircuitos, pues corta la corriente cada vez que se detecta un aumento inmediato y alto de la corriente circulante.
  • Pequeños interruptores automáticos (PIA).​ Corresponden a cada uno de los circuitos independientes del interior de la vivienda (normalmente separados por plantas, habitaciones o zonas). También tienen una función protectora, tanto térmica como magnética, ante cortocircuitos y sobrecargas.

4. EL PASO AL CABLEADO DE LA INSTALACIÓN ELÉCTRICA INTERIOR

Desde el CGMP, la energía eléctrica se introduce en los circuitos interiores. Estos transportan corriente alterna de manera monofásica y a baja tensión (es decir, 230 V). Además, cuentan con un conductor de tierra.

El conductor de fase lleva la electricidad desde el cuadro eléctrico hasta cada toma de corriente y punto de luz. El neutro es de retorno y el de tierra es de seguridad.

instalación eléctrica vivienda

Un elemento de seguridad fundamental: la toma de tierra del edificio

Consiste en una instalación conductora que discurre de manera paralela a toda la instalación eléctrica de la vivienda y del edificio completo. Termina en un electrodo que se entierra en el suelo. Actúa en los supuestos en los que exista una fuga de corriente que sobrecargue el sistema, pues esta se deriva a la tierra para impedir posibles electrocuciones o accidentes por parte de los usuarios.

Ahora ya sabes cuáles son los componentes fundamentales de toda instalación eléctrica. Igualmente, has comprobado que no es un sistema sencillo; por lo tanto, resulta necesario acudir a profesionales que te garanticen una instalación segura y eficaz, contacta con nosotros para poder asesorarte en las dudas que puedas tener y no pierdas ni tiempo ni dinero.

Compartir este post