Projectum Oficina tecnica Online

¡Genera tu presupuesto GRATIS al instante!

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Indica la superficie de tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

¿Qué tipo de Licencia de Actividad de Inmobiliaria necesitas?

Tipo de local:

 

 

¿Quieres añadir terraza en tu presupuesto?

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

¿Tienes planos para tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria?

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

¿De qué tipo de Licencia de Actividad de Inmobiliaria se trata?

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Plan de Reforma

Reformas sencillas:

Cambio de pavimentos y revestimientos Formación de falsos techos Trabajos de pintura y decoración

Declaración de responsable de obras y/o además:

Cambios de distribución Trabajos con poca afectación a estructura Cambios de carpintería y rótulos

Obras menores y/o además:

Demoliciones y derribos de paredes de carga Trabajos con gran afectación a estructura Abertura de huecos en fachada

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Dirección de obra

Recomendamos siempre tener un técnico responsable que supervise el trabajo:

No incluye visitas durante la ejecución de la obra.

Incluye visitas técnicas y certificados finales de obra.

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Dirección de obra

Al haber seleccionado , entendemos que no necesitas ningún tipo de supervisión técnica

Configura tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

¿Quieres añadir alguna instalación a tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Información sobre la ubicación de tu proyecto

Es importante que localices tu proyecto porque cada municipio tiene su normativa y procedimientos

¡Ya hemos calculado el importe aproximado de tu presupuesto!

¡Aquí tienes tu presupuesto estimado!

Vas a recibir presupuestos de profesionales reales.

Si te has preguntado como abrir una inmobiliaria en España, en este artículo te desglosamos todos los pasos que tienes que dar y para conseguir la licencia de actividad de inmobiliaria. Se trata de un negocio muy atractivo y que reporta grandes beneficios.

¿Qué es la Licencia de Actividad de Inmobiliaria?

La Licencia de Actividad de Inmobiliaria es un permiso oficial que otorga el gobierno local para operar legalmente como una empresa inmobiliaria. Es el primer paso para montar una inmobiliaria y es esencial para funcionar dentro del marco legal.

Obtener esta licencia no solo es un requisito legal, sino que también brinda credibilidad y confianza a tus clientes. Es un indicador de profesionalismo y seriedad en el negocio inmobiliario.

 

¿Por qué es vital contar con una Licencia de Actividad para Inmobiliarias?

Reglamentaciones legales

Las leyes locales y nacionales establecen requisitos específicos que las inmobiliarias deben cumplir para operar. Estas normativas pueden incluir regulaciones sobre transacciones inmobiliarias, normas de construcción, y estándares éticos en el trato con los clientes.

Sin una licencia de actividad, una inmobiliaria puede incurrir en violaciones legales que resulten en severas consecuencias, como multas sustanciales o, en casos extremos, el cierre forzoso del negocio.

Mantenerse al día con estas regulaciones y poseer una licencia válida asegura que la inmobiliaria opere dentro del marco legal y evite conflictos legales.

Confianza para clientes

La confianza es un componente esencial en el sector inmobiliario. Los clientes buscan agencias que no solo ofrezcan propiedades atractivas, sino también seguridad y fiabilidad en sus transacciones.

Una licencia de actividad sirve como un indicador de que la inmobiliaria ha sido reconocida y aprobada por las autoridades pertinentes.

Esto proporciona a los clientes una sensación de seguridad, sabiendo que están tratando con una empresa legítima y profesional.

Además, una licencia puede ser un factor decisivo para los clientes al elegir entre varias inmobiliarias, inclinándose hacia aquellas que demuestren mayor transparencia y formalidad.

Crecimiento del negocio

Para una inmobiliaria, la expansión y el crecimiento son objetivos clave. Tener una licencia de actividad no solo permite operar legalmente, sino que también abre puertas a mayores oportunidades de negocio.

Por ejemplo, algunas propiedades o proyectos pueden estar disponibles exclusivamente para agencias licenciadas.

Además, una licencia puede facilitar la obtención de financiamiento o créditos, ya que los bancos y otros prestamistas suelen requerir pruebas de legitimidad y cumplimiento legal.

En resumen, una licencia de actividad es un elemento fundamental para el crecimiento sostenido y el éxito a largo plazo de una inmobiliaria.

 

¿En qué momento se necesita una Licencia de Actividad de Inmobiliaria?

Creación de la inmobiliaria

Desde el principio, al establecer una inmobiliaria, es esencial obtener una licencia de actividad. Este paso no solo es un requisito legal, sino que también establece las bases para un negocio estructurado y bien organizado.

La obtención de la licencia debe considerarse uno de los primeros pasos en el proceso de establecimiento del negocio, incluso antes de iniciar cualquier operación comercial o transacción con propiedades.

Expansión o remodelación

En el caso de que una inmobiliaria ya establecida decida expandirse (por ejemplo, abriendo nuevas oficinas en diferentes ubicaciones) o remodelar sus instalaciones existentes, puede ser necesario revisar y posiblemente actualizar la licencia de actividad.

Esto se debe a que los cambios en la estructura o ubicación del negocio pueden requerir nuevas aprobaciones o cumplir con diferentes reglamentos locales.

Actualización de licencia

Las leyes y regulaciones en el ámbito inmobiliario están en constante evolución. Por lo tanto, es crucial que las inmobiliarias revisen periódicamente su licencia de actividad para asegurarse de que siguen cumpliendo con todas las normativas vigentes.

La actualización de la licencia puede ser necesaria para reflejar cambios en la legislación, en las prácticas del negocio, o incluso en la estructura de la propia empresa.

Mantener la licencia actualizada es esencial para garantizar la continuidad legal y operativa del negocio.

 

Proceso para obtener la Licencia de Actividad de Inmobiliaria

CÓMO ABRIR UNA INMOBILIARIA: REQUISITOS

Según datos del Consejo General del Notariado en España, la compraventa de viviendas subió un 15,49 %, en abril de 2022. Una de sus consecuencias es que se realizaron más de 60 000 transacciones en ese mes. Esto es solo un pequeño dato de cómo se ha recuperado el sector, tras el parón del covid.

Por tanto, la idea de abrir una inmobiliaria como proyecto de negocio tiene más sentido que nunca. Pero ¿cuáles son los requisitos? ¿Puede hacerlo cualquiera? ¿Qué profesionales intervienen? Una de las grandes ventajas de este sector es que puedes abrir un negocio inmobiliario sin tener experiencia. Una diferencia con otros negocios es que no vas a necesitar hacer un trámite específico para ponerlo en marcha. Eso sí, para crear una inmobiliaria es básico concretar los pasos que exponemos a continuación.

1. DECIDIR CÓMO TRIBUTAR

La legislación española permite al trabajador adoptar una figura laboral entre varias opciones. Una de las más utilizadas es la de autónomo, convirtiéndote en un API (agente de la propiedad inmobiliaria) sin necesidad de local. Para legalizar este trámite tendrás que:

  • Darte de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores de la Agencia Tributaria (modelos 036 y 037).
  • Darte de alta también en el régimen RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).
  • Colegiarte como agente de la propiedad inmobiliario en tu comunidad autónoma. Hace unos meses era un trámite voluntario, pero hoy ya es obligatorio.

Otra posibilidad es crear una sociedad con el objetivo de montar tu propia empresa. En este caso, lo mejor es que acudas a un asesor para que te explique bien todos los trámites. Puedes encontrar estos servicios en una oficina técnica online donde buscar el proyecto en concreto que te interese y pedir presupuesto. Con ellos no solo aceleras el proceso, sino que en algunos casos se encargarán de registrar los permisos ante el ayuntamiento en cuestión.

2. LA LICENCIA DE ACTIVIDAD DE INMOBILIARIA

Un aspecto básico para legalizar tu nueva actividad es conseguir la licencia de apertura de la inmobiliaria. Para tramitarla, habrás de acudir al ayuntamiento donde vayas a ejercer la actividad o poner la oficina, si la hubiera. No te olvides de llevar la siguiente documentación:

  • Copia y original de una comunicación previa o declaración responsable, en la que te comprometes a cumplir con las ordenanzas de la localidad.
  • Es recomendable que te revise la declaración un técnico cualificado y especializado en estos informes. Los ingenieros y los arquitectos son los más recomendables.
  • Adjuntar documentación técnica que justifique lo que indicas en la declaración.

Es importante matizar que no todas las localidades piden esta licencia. De hecho, la ley para la liberación del comercio (12/2012) indica que no es obligatoria, en general, en España, aunque con algunas excepciones. Entre ellas, que el negocio no cuente con un local de más de 300 metros cuadrados. Para evitar que no haya errores o dudas que pongan en entredicho la legalidad de tu negocio, lo mejor es que consultes a los expertos que hemos mencionado.

3. CÓMO ABRIR UNA INMOBILIARIA EN FRANQUICIA

Las franquicias son otro modelo interesante para considerar a la hora de pensar cómo abrir una inmobiliaria. Eso sí, hay que estudiar sus ventajas e inconvenientes. Sobre todo, está pensado para quienes temen hacerlo en solitario o creen que es muy arriesgado.

Entre los pros para ser franquiciado está que vas a ahorrar mucho trabajo previo en labores como difusión y creación de la marca. Los clientes ya te conocen y te tendrán cierto reconocimiento nada más abrir. Además, las franquicias tienen un recorrido consolidado en el mercado y un nivel de penetración que, en el mejor de los casos, te costaría meses o años conseguir por ti mismo.

Por el contrario, ser franquiciado significa tener que pagar un canon a la marca, de forma periódica. También deberás trabajar respetando ciertos procedimientos y normativas que estén asociados con la cultura corporativa original. En definitiva, vas a tener mucha menos libertad en la toma de decisiones.

Licencia de actividad de inmobiliaria

 

Precio de la Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Además del aspecto técnico y administrativo, una de las grandes preguntas que te harás es cuanto cuesta abrir una inmobiliaria. Al igual que ocurre con otros negocios físicos, tendrás que calcular los salarios de tu equipo y el alquiler de la oficina, si tuvieras. Estos son los dos principales gastos que te ahorras si solo estás tú y no cuentas con un local porque trabajas de forma online.

En cualquier caso, al abrir este negocio incurrirás en una serie de gastos (algunos fijos) que no podrás eludir. De hecho, entre los requisitos para abrir una inmobiliaria está el poder hacer frente a un importante desembolso de dinero.

IMPUESTOS

De los impuestos nadie se libra y tú, como profesional inmobiliario, tampoco. El primer gasto que tendrás que afrontar mensualmente si eres profesional por cuenta propia es el de la cuota de autónomo, ante la Seguridad Social.

El importe varía en función de tu comunidad autónoma, la base de tu cotización y el tiempo que lleves dado de alta. Puede ir desde los 50 hasta más de 300 euros, aunque es un modelo donde, en general, hay menor coste asociado.

Si has creado una sociedad y te pones nómina, como un empleado más, tu empresa tendrá entidad jurídica y ventajas fiscales. El problema es que la gestión es mucho más complicada e incurrirás en más gastos.

HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR

Tanto si vas a trabajar en oficina o desde casa, necesitarás un mínimo de herramientas informáticas para poder hacer tus gestiones. Es cierto que muchas de ellas tendrán versiones gratuitas pero, a medida que crezca tu negocio, te demandará más funcionalidades. Esta es una lista básica de hardware y software para un agente inmobiliario:

  • Ordenador e impresoras. Si de vez en cuanto tienes que moverte de sitio para trabajar, lo mejor es que tengas un portátil y te olvides del ordenador de sobremesa. Un buen portátil, con una autonomía aceptable y nivel de almacenamiento ronda los 1000 euros. Con respecto a la impresora, te puede ser útil funciones como conexión USB o bluetooth (unos 300 euros).
  • Un CRM donde llevar el control de tus clientes, la cartera con las propiedades y que publique automáticamente en portales inmobiliarios (entre 30 y 100 euros, al mes). Existen multitud de CRM de diferentes marcas y con funcionalidades muy diversas. Para comenzar no hace falta que sea muy sofisticado pero sí escalable, es decir, que crezca junto a ti. Es interesante el modelo as a service, donde solo pagas por lo que usas y no compras ninguna licencia.
  • Herramientas de gestión, como Microsoft Office (unos 150 euros al año) o Google Drive. Se va a convertir en la columna vertebral de tu negocio, así que procura elegir una que satisfaga tus necesidades.

EQUIPO

Aunque no tengas empleados, seguramente necesitarás algunos colaboradores o un asistente que realice diferentes tareas. En este sector hay mucho trabajo por hacer: responder y contactar con clientes, buscar inmuebles, mandar correos electrónicos y muchas otras gestiones. Son tareas sencillas, pero que consumen demasiado tiempo.

En cualquier caso, el coste de un empleado es de unos 1400 euros, contando impuestos. Si son colaboradores que también se dedican a vender, puedes contratar a autónomos y te saldrá más barato. Puedes buscar fórmulas para incentivar al trabajador y reducir el porcentaje de tu presupuesto dedicado a él, por ejemplo, pagándole un porcentaje de sus ventas.

OTROS GASTOS

Para un agente inmobiliario es imprescindible tener cuenta premium en los diferentes portales inmobiliarios. Los precios son muy variables y también tienen mucho peso el número de ventas que hagas al mes y el volumen de tu cartera. Calcula que puedes gastarte alrededor de 500 euros solo en portales inmobiliarios digitales.

Además de esto, contar con una página web propia, donde colgar tus inmuebles, actualizando la información de forma regular, puede ser una buena manera de depender menos de los portales ajenos. Esto también te costará parte de tu presupuesto, sobre todo al principio, para que te diseñen y dejen la web a tu gusto. El precio puede rondar los 1000 euros. A esto hay que añadirle los servicios de marketing digital para que aparezca en buscadores o en las redes sociales. Algunas empresas venden el paquete completo de web y marketing. Esta opción es más económica.

En conclusión, en este artículo te hemos hablado de los primeros pasos para que sepas cómo abrir una inmobiliaria. Se trata de un negocio muy atractivo que puede darte muchos beneficios, si atendemos a los últimos datos de compraventa de vivienda, en España. Para comenzar, es vital que te registres en una modalidad laboral, a efectos tributarios, y que contrates a especialistas técnicos para iniciar los trámites, como los que forman parte de nuestro equipo! Estaremos muy felices de sacar adelante tu licencia de actividad de inmobiliaria, contáctanos aquí. ¡Adelante y buena suerte!

 

¿Por qué confiar en nuestro servicio para tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria?

En nuestro marketplace, te ofrecemos toda la asistencia necesaria para obtener tu Licencia de Actividad de Inmobiliaria, asegurando un proceso sin complicaciones y con la máxima eficiencia.

 

Preguntas frecuentes sobre Licencia de Actividad de Inmobiliaria

Para abrir una inmobiliaria, se requieren varios pasos y recursos clave:

  1. Plan de Negocio: Desarrollar un plan de negocio sólido que defina los objetivos, el mercado objetivo, las estrategias de marketing y las proyecciones financieras.
  2. Licencia de Actividad: Obtener la licencia de actividad inmobiliaria correspondiente, lo cual implica cumplir con los requisitos legales y reglamentarios locales.
  3. Capital Inicial: Asegurar el capital necesario para iniciar el negocio, que cubrirá costos como alquiler de oficina, mobiliario, equipos, software de gestión inmobiliaria, y gastos de marketing.
  4. Conocimiento del Mercado: Tener un profundo conocimiento del mercado inmobiliario local, incluyendo precios, tendencias, y demanda.
  5. Formación y Capacitación: Contar con una formación adecuada en temas inmobiliarios y, si es necesario, obtener certificaciones o licencias específicas.
  6. Red de Contactos: Establecer una red de contactos en el sector, incluyendo agentes, vendedores, compradores, y otros profesionales relacionados.
  7. Estrategia de Marketing: Implementar una estrategia de marketing efectiva para atraer clientes y generar ventas o alquileres.

Una licencia inmobiliaria es un permiso oficial otorgado por una autoridad gubernamental que autoriza a individuos o empresas a realizar actividades de intermediación en transacciones inmobiliarias, como la venta, compra o alquiler de propiedades.

 

Esta licencia asegura que el agente o la inmobiliaria cumple con los estándares éticos, legales y profesionales requeridos en el sector.

 

Para obtenerla, generalmente se deben cumplir requisitos como formación específica, superar exámenes y pagar las tasas correspondientes.

La actividad principal de una inmobiliaria incluye:

  1. Intermediación en la Compra-Venta y Alquiler: Actuar como mediador entre vendedores y compradores, o arrendadores y arrendatarios de propiedades.
  2. Asesoramiento a Clientes: Ofrecer asesoramiento sobre el mercado inmobiliario, precios, tendencias, y oportunidades de inversión.
  3. Gestión de Propiedades: Administrar propiedades en nombre de los propietarios, incluyendo mantenimiento, cobro de rentas y resolución de problemas.
  4. Marketing de Propiedades: Promocionar propiedades a través de diferentes canales para atraer a posibles compradores o inquilinos.
  5. Análisis de Mercado: Realizar análisis de mercado para determinar el valor de las propiedades y asesorar sobre precios de venta o alquiler.
  6. Negociación y Cierre de Transacciones: Negociar términos y condiciones de las transacciones y facilitar el proceso de cierre.

En principio, cualquier persona o grupo de personas puede montar una inmobiliaria, siempre y cuando cumplan con los siguientes criterios:

  1. Cumplimiento Legal: Obtener las licencias y permisos necesarios según la legislación local.
  2. Capacidad Financiera: Tener el capital suficiente para iniciar y mantener el negocio.
  3. Conocimientos y Habilidades: Poseer o adquirir conocimientos en el sector inmobiliario, así como habilidades en ventas, negociación, y gestión empresarial.
  4. Integridad y Reputación: Mantener altos estándares éticos y una buena reputación, que son fundamentales para ganar la confianza de clientes y colaboradores.
  5. Red de Contactos: Desarrollar una red de contactos profesionales en el sector que pueda apoyar el crecimiento del negocio.