Blog

Cómo reformar un local de pública concurrencia

En este articulo veremos como podemos reformar un local de pública concurrencia. Y todos los tramites que necesitamos.

Afrontar la reforma de un local para una determinada actividad ya es un desafío de por sí, pero si el local en cuestión debe ser habilitado para considerarse como de pública concurrencia, entonces la reforma en cuestión todavía exige tener en cuenta más gestiones que en estas líneas intentaremos aclarar.

Un local de pública concurrencia es aquel que está pensado para albergar un aforo determinado en función de su superficie útil. Dicho aforo se basa en el número de gente (público y clientela, se entiende) que puede concurrir en él a la vez.

Hay varios tipos de actividades que se entienden como de pública concurrencia: academias de enseñanza, galerías de arte, centros de estética… por decir solo algunos. Por norma general, se considera un local de pública concurrencia aquel en que clientes o usuarios realizan alguna actividad en su interior (consumir en caso de bares o restaurantes, o recibir clases en caso de academias). 

Por tanto, también se consideran de pública concurrencia otros tipos de negocios, tales como bares, discotecas, gimnasios, bibliotecas, salas de exposiciones, consultorios médicos, residencias de estudiantes, clubes sociales y deportivos, establecimientos comerciales… También puede suceder que el negocio no esté orientado al público, pero que albergue en su interior una ocupación superior a 50 personas.

Ahora que ya sabemos que es dicho local vamos a ver lo que necesitamos para poder reformar un local de pública concurrencia.

reformar un local de pública concurrencia

La ITC-BT-28

Según el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), en su instrucción ITC-BT-28, un local se considerará siempre de pública concurrencia en función de su uso y ocupación. De este modo, los locales destinados a actividades recreativas y a espectáculos se consideran siempre de pública concurrencia, sin que importe la ocupación habitual. Esto incluye a cines, teatros, discotecas, salas de juegos de azar, etc.

Pero hay un segundo grupo de negocios, como señalábamos antes, en el que se incluyen aquellos locales con una ocupación prevista para más de 50 personas. Dicha ocupación la determinará el CTE (Codigo Técnico de la Edificación) y un documento, el Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio (CTE DB-SI). Si no existe este, entonces se aplica la regla de que hay una persona cada 0,8 metros cuadrados de la superficie ocupable, tras descontar vestíbulos, pasillos y aseos.

La normativa para reformar un local de pública concurrencia

Cualquier local de pública concurrencia debe presentar ante el organismo competente de Industria, para obtener su primera legalización (la conexión a la red eléctrica), un proyecto de instalación eléctrica firmado por un técnico competente, un certificado de un instalador autorizado y un certificado de un organismo de control también autorizado.

Después, cada cinco años, este organismo de control autorizado debe emitir un certificado de inspección técnica favorable, conforme la instalación cumple lo indicado por el REBT en su instrucción ITC-BT-28.

Asimismo, el propietario o arrendatario del local debe suscribir un contrato de mantenimiento con la empresa instaladora para que esta lo revise cada cierto tiempo y lo anote en un boletín específico. Dicha empresa debe revisar los puntos críticos de la instalación, como la puesta a tierra, las protecciones de los contactos directos e indirectos, la resistencia de aislamiento en los circuitos y el correcto funcionamiento del alumbrado de emergencia del local, entre otras cuestiones.

La importancia del alumbrado de emergencia en un local de pública concurrencia

El alumbrado de emergencia, por cierto, es uno de los puntos más importantes en este tipo de locales de pública concurrencia. Resulta fundamental para evacuar en caso de incendio o explosión, por ejemplo, y su suministro eléctrico debe quedar garantizado incluso en caso de que falle el general, por lo que contará siempre con una fuente de alimentación propia.

Existen dos tipos de alumbrado de emergencia: el de evacuación y el antipánico. Mientras el primero señaliza los recorridos de salida en caso de emergencia durante al menos una hora y con unas determinadas iluminaciones mínimas, el segundo identifica los posibles obstáculos con una iluminación también mínima para asegurar la correcta evacuación. En ambos casos suele tratarse de iluminación LED.

alumbrado de emergencia para un local de pública concurrencia

Confíe en los profesionales

No todos los locales que reciban clientela pueden ser considerados de pública concurrencia, pero sí que la mayoría de ellos lo son. En ese sentido, desde Projectum asesoramos a nuestros clientes con el fin de afrontar la reforma de un local de este tipo en función de si el tipo de actividad que tiene que albergar es de pública concurrencia o no. 

También tenemos nuestra calculadora online de presupuesto de forma gratuita para empezar con el proyecto.

Comparte este artículo

Entradas relacionadas

Abrir chat
¿Hablamos?
¿Necesitas asesoramiento técnico?
¡Habla directamente con nosotros!